+34 686 46 83 53 info@marketinalia.com

Estamos seguros de que has oído hablar de él (acaba de comprarse Twitter).

Es el hombre más rico del mundo y no hace un año que cumplió los 50. Como alguien dijo…

“Él ha llegado a donde otros no se han atrevido”.

No pone fronteras a sus retos y en su mente todo es posible: es una mente Asperger (Las personas con síndrome de Asperger suelen destacar en áreas relacionadas con la memoria o las ciencias, y pueden llegar a parecer obsesivos cuando se proponen algo).

Portento de la ingeniería, emprendedor, físico, inventor, multimillonario y con una personalidad desbordante, no es de extrañar que el director de la película Iron Man haya reconocido que se inspiró en él para su protagonista, Tony Stark.

Elon Musk siempre ha encaminado sus esfuerzos a tres áreas fundamentales: internet y los avances tecnológicos, la conquista del espacio y el desarrollo de las energías renovables. Sus “obsesiones”, si lo vemos desde una mente Asperger.

Pero veamos de dónde viene el señor Musk y cuáles son sus poderes:

Nacido en Sudáfrica en 1971, a los 10 años ya es programador autodidacta y vende un videojuego por 500 dólares. A los 18 se traslada a Canadá y en 1992 inicia su formación en la Universidad de Pensilvania, donde estudia economía y física.

En el 95 se traslada a Stanford para iniciar el doctorado, pero lo abandona para montar Zip2, su primera empresa, junto a su hermano y un amigo. Dedicada al mantenimiento y alojamiento para sitios web, en 1999 la venden y Elon obtiene nada menos que 22 millones de dólares.

Comienza el despegue. Su siguiente paso es invertir 12 de esos millones en una empresa financiera, X.com. Luego de una fusión, de ahí nacerá PayPal, negocio que vendió en 2002 a eBay por 1.500 millones.

Seguimos multiplicando. Sus siguientes proyectos de inversión serán SpaceX (exploración espacial), Tesla (vehículos eléctricos) y SolarCity (energía solar). Visión de futuro y cuidado del medio ambiente.

Su fortuna se aproxima en la actualidad a los 200.000 millones de dólares.

La epidemia de covid no le ha impedido seguir creciendo. Hace unos días ha comparado Twiter ¡¡¡por 44.000 millones!!!

Pero si la capacidad de hacer dinero de Musk es admirable, no lo es menos su condición de emprendedor nato que no pone límites a su imaginación. Sus proyectos nos suenan a ciencia ficción… pero él tiene el dinero y la voluntad para realizarlos. Y lo hace.
Proyectos como Hyperloop One para enlazar Los Ángeles y San Francisco mediante túneles alimentados con energía solar o conectar el cerebro humano con inteligencia artificial mediante nanobiotecnología (proyecto Neuralink) son algunas de las, a priori, descabelladas ideas de este genio del siglo XXI; eso sin contar con que está decidido a formar una colonia humana en el planeta Marte antes de 2030 (proyecto SpaceX).

Sus empresas

SpaceX. Creada en 2002 con la intención de retomar la exploración espacial, pero con cohetes reutilizables. El objetivo es llevar humanos a Marte, fundar allí una colonia y preservar así a la raza humana.

Tesla. Este proyecto de 2003 debe su nombre al inventor Nikola Tesla y pretende proteger el medio ambiente mediante la fabricación de coches eléctricos. Todo el proceso de construcción y los componentes son ecológicos.

Solar City. Fundada en 2006, está especializada en la distribución y venta de paneles solares para hogares. Un intento por cambiar el modelo energético y combatir así el calentamiento global.

Hyperloop. Concebido en 2012, pretende ser una revolución en el transporte de pasajeros mediante unas cápsulas que podrán alcanzar la velocidad de los aviones, pero dentro de un tubo.

OpenAI. (2015) Su objetivo es desarrollar un tipo de inteligencia artificial “amigable”, capaz de interactuar con los humanos sin la posibilidad, tantas veces vista en el cine, de ser utilizada con fines violentos.

Neuralink. ¿Se puede conectar la mente humana con las máquinas? Que un humano pueda manejar dispositivos mecánicos con solo un pensamiento es la base de esta empresa nacida en 2016. ¿Visionario?

The Boring Company. Compañía de excavación de túneles nacida en 2016… para hacer el transporte más rápido mediante sus hyperloops.

Twitter. La última en llegar hace unos pocos días. Y por la módica cifra de 44.000 millones de dólares. El objetivo, según su nuevo propietario: “hacer de esa red social un lugar para la libertad de expresión”.

Dicho queda.

Pin It on Pinterest

Shares
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad