+34 686 46 83 53 info@marketinalia.com

El contenido es el rey.

Y sin duda eso es algo que debemos tener en cuenta cuando ponemos en marcha nuestro blog o nuestra web. Los argumentos originales van a dar valor a nuestra página, nos van a convertir en referente y los motores de búsqueda nos van a posicionar en mejor lugar. Pero, ¿Qué pasa si reproducimos textos duplicados? Pues sencillamente que los robots de los buscadores nos restarán autoridad y caeremos en picado en los resultados. Además, los contenidos repetidos suponen una experiencia negativa para nuestros lectores, que perderán el interés y se sentirán, en cierta forma, engañados. 

Se considera contenido duplicado un texto que se repite, total o parcialmente, en más de una dirección web, tanto interna como externa. Y curiosamente la mayoría de las repeticiones se dan en nuestras propias páginas. De ahí que sea fundamental una buena optimización SEO OnPage.

Tener textos repetidos afectan negativamente a los resultados SERP. Los robots de los buscadores, como Google Panda, los detectan con facilidad y nos penalizan de diversas maneras. La principal es el deterioro del posicionamiento, aunque hayamos hecho una magnífica labor SEO con las palabras clave o publiquemos otros contenidos de calidad.

El tráfico se verá por lo tanto reducido y los robots podrían incluso desindexar algunas URLS. Y si la duplicidad de contenidos es frecuente, hasta podemos desaparecer de la lista de resultados. Incluso si dejamos de publicar los mismos textos, no nos va a resultar fácil remontar en el ranking.

Contenido duplicado interno

Es la principal fuente de textos repetidos y generalmente no somos conscientes de ello. La causa suele ser por una mala gestión de los contenidos. Así, por ejemplo, en las tiendas online se suelen duplicar las descripciones de los productos y variar solo la talla o el color.

Otro error es mantener dominios no canónicos, lo que supone páginas con contenidos iguales, pero con diferente URL, por lo que el robot de búsqueda las va a considerar copias. Lo mismo ocurre si permitimos el rastreo de nuestras páginas cuando estamos en mantenimiento.

Otras equivocaciones habituales son tener páginas para distintos países, pero con el mismo contenido, títulos duplicados o simplemente utilizar párrafos de otras webs para elaborar nuestro blog. También las páginas que vamos generando, las categorías e incluso las etiquetas pueden ser consideradas por Google como contenido duplicado.

Soluciones: 

  • Reescribir las fichas de nuestros productos. 
  • Utilizar la etiqueta Rel Canonical para identificar la versión de nuestra web que queremos que lea Google.
  • Emplear la etiqueta No Follow para que los robots no entren en los en los sitios en construcción.
  • Usar la etiqueta Hreflang cuando tengamos páginas para distintos países o idiomas.
  • Evitar duplicidad en las etiquetas.
  • Redirecciones 301: cuando una persona intenta entrar en la página duplicada, se le redirige a la buena. 

Contenido duplicado externo

En ocasiones utilizamos contenidos de otras webs que consideramos referentes y no somos conscientes de que estamos duplicando argumentos. También puede suceder a la inversa cuando nos copian a nosotros. Otra causa es la sindicación de contenidos. Cuando enviamos nuestros posts a otras webs y en lugar de publicar un extracto, lo reproducen completo.

Lamentablemente, otra forma de encontrar contenidos idénticos es el plagio, ya sea por caradura o por desconocimiento.

Pero, ¿Cuál es la fuente original en caso de duplicidades? Generalmente Google entiende que es la más antigua. Sin embargo podemos tener problemas si nuestra web es reciente y nos ha plagiado otra con más reputación o antigüedad.

Soluciones: 

  • Si vamos a utilizar contenidos de otras páginas, lo más ético es citarlos como referencia o, al menos reescribir los contenidos. 
  • Para los plagios, lo mejor es ponernos en contacto con el autor para que retire esos contenidos. Si no obtenemos respuesta, podemos solicitar a Google que retire la URL.

 

10 herramientas para detectar contenido duplicado

10 herramientas para detectar contenido duplicado

1.- Buscador de Google

Si pones una frase del texto entre comillas, Google te hace una búsqueda literal.

2.- Google Search Console

El antiguo Google Webmaster Tools. Nos permite detectar los meta títulos y meta descripciones que tenemos duplicadas.

3.- Plagium 

https://www.plagium.com/

Se pueden hacer búsquedas gratuitas de hasta 5.000 caracteres. La modalidad de pago ofrece averiguaciones profundas y comparativas.

4.- Siteliner

https://www.siteliner.com/

Para detectar el contenido duplicado dentro de nuestra web. También identifica enlaces rotos, páginas no indexadas, palabras por página, y hasta la velocidad de carga.

5.- Screaming Frog

https://www.screamingfrog.co.uk/seo-spider/

Para analizar nuestra web en busca de duplicidades de contenido. Utiliza el filtro URL > Duplicate.

6.- Plagiarisma

www.plagiarisma.net

La versión gratuita permite una búsqueda de hasta 2.000 palabras.

7.- SEMrush

https://www.semrush.com/

Para analizar el contenido duplicado interno.

8.- Copyscape

https://www.copyscape.com/

Una herramienta bastante efectiva para detectar páginas externas que pueden haber copiado nuestro contenido.

9.- Small SEO Tools

https://smallseotools.com/es/plagiarism-checker/

Copia y pega el texto en el verificador de plagio, pulsa el gran botón rojo y observa cómo se busca contenido duplicado.

10.- Duplicheker

https://www.duplichecker.com/

Comprobador de plagio gratuito hasta 1.000 palabras. Permite la búsqueda por el texto introducido o mediante un archivo txt o docx.

Pin It on Pinterest

Shares
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad